Aguacate “el diamante de sangre”, responsable de la deforestación en América Latina

Montevideo (AFP)  Geo France . L’avocat, le “diamant de sang”, responsable de la déforestation en Amérique latine . Traducción CAV 

 

Su color verde claro está por todas partes en las redes sociales, su consistencia cremosa es la felicidad de los vegetarianos, y sus propiedades nutricionales no cesan de ser alabadas: el aguacate es una celebridad de las exportaciones latinoamericanas hacia los Estados Unidos y Europa, a riesgo de nefastas consecuencias sobre el medio ambiente.

De ello se señala cada vez más a la creciente demanda de estos dos continentes , debido a las repercusiones provocadas por la producción en América Latina, particularmente en México, Chile, Perú y Colombia.

El cocinero irlandés JP McMahon, estrella en el Restaurante Michelin, fue el primero en calificar al aguacate como “diamante de sangre”, en referencia a los diamantes extraídos en África que han alimentado graves conflictos en ese continente

Dejó de proponer esta fruta en su restaurante de Galway (oeste de Irlanda). Otros chefs han seguido sus pasos. «Me sorprendió que el aguacate esté asociado al cambio climático y a la deforestación porque es un símbolo de salud en el mundo occidental “ , declaró a la AFP.

El « oro verde » de México

México es el primer productor mundial de aguacate. La mayoría de las plantaciones se encuentran en el estado de Michoacán (centro) en la costa del Pacífico, que goza de un suelo volcánico apto para ello.

A mediados de enero, un camión cargado de aguacates sale del Estado cada seis minutos con el fin de responder a la demanda de la Superbowl, la gran final de fútbol americano en Estados Unidos, que será el 3 de febrero.

En el 2018, más de 377.000 toneladas, o sea el 80% de la producción, fueron enviadas al vecino del norte, con un incremento del 13% respecto al año precedente.

Más de 57.000 toneladas son exportadas hacia los demás mercados (+ 8%), según las cifras de la Asociación de productores y exportadores de aguacate de México (APEAM).

Pero plantaciones ilegales de este « oro verde » han causado la deforestación de miles de hectáreas en este estado , de cerca de 5 millones de habitantes, según investigadores que denuncian la evasión de la ley. La legislación local autoriza plantaciones en un terreno forestal cuando los árboles hayan sido cortados o asolados por el fuego.

«Hay una práctica muy común entre los cultivadores consistente en sembrar aguacates bajo los árboles y, poco a poco, cortan los árboles para dejar los aguacates al descubierto», explica a la AFP , Luis Mario Tapia Vargas, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

También hay incendios. Según el investigador, el 95% de ellos son intencionales y pueden devastar 10.000 hectáreas en los años de sequía. En cuanto a las plantaciones ilegales, éstas alcanzaron las 15.000 hectáreas en el 2018. «Nuevas plantaciones fueron autorizadas  a cambio de sobornos» , señala.

El portavoz de la APEAM, Ramón Paz Vega, afirmó a la AFP que la deforestación masiva tiene lugar desde 1997, antes de que explotara la producción de aguacates. «Esto no quiere decir que la producción de aguacates no tenga consecuencias sobre el medio ambiente. Claro que la tiene» , reconoce.

Según la  APEAM, esta producción industrial es una fuente importante de empleos, 75.000 directos y 30.000 indirectos. «Sin este cultivo, numerosos agricultores y trabajadores del agro serían emigrantes o miembros de bandas criminales», explicó Paz Vega.

La guerra del agua en Chile

«Hay niños de 10 años que jamás han visto agua en el río», lamenta Rodrigo Mundaca, fundador de Modatima, una organización para el acceso al agua en la provincia de Petorca, centro de Chile.

En la localidad del mismo nombre, a 150 km al norte de Santiago, se produce gran parte de los aguacates chilenos destinados a la exportación.

Para la temporada 2017-2018, el país produjo cerca de 225.000 toneladas de aguacates, según la asociación de productores. Cerca del 30% fueron destinados al consumo local y el resto fue exportado a Estados Unidos, Europa, China y Argentina.

Sin embargo, los habitantes acusan a este sector de ser el causante de las graves sequías que golpean la región desde hace diez años.

El cultivo de aguacate necesita importantes cantidades de agua, alrededor de 100.000 litros diarios por hectárea, según Rodrigo Mundaca, que se enfada, como los 3.000 habitantes de Petorca, de no tener agua «para atender sus necesidades diarias».

Según las estimaciones, la localidad cuenta con 9.000 hectáreas en plantíos de aguacate- frente a 2.000 en los años 90- de las cuales el 60% en zonas que no estaban inicialmente dedicadas a la agricultura.

Para asegurar el agua suficiente, la industria drena los ríos y cava pozos para captar el agua subterránea, explica Rodrigo Mundaca. Según él, las grandes empresas productoras reciben certificados de calidad que les permiten exportar al extranjero, pero las reglas son «burladas fácilmente» , explica.

Se debe hacer un llamado a la ética de los consumidores, así como lo ha hecho JP McMahon. «¿Realmente tenemos necesidad de aguacates todo el año? Debemos empezar a reflexionar sobre el origen de los alimentos» considera el cocinero irlandés

 

CAV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *